NEFROBLASTOMA EN CONEJOS

Barcelona, Setiembre 2018|Nefroblastoma en conejo enano. Caso Clínico de Adrián Melero, doctorado y responsable del servicio de animales exóticos del Hospital Veterinari del Mar.

DATOS DEL PACIENTE Y DESCRIPCIÓN DEL PROBLEMA

Se presenta en nuestro centro Roxy, un conejo enano macho, no castrado, de 3 años de edad. Su propietario refiere que está activo y alerta, pero que desde hace unos días presenta taquipnea y nerviosismo.

Acude preocupado porque desde un tiempo atrás a ahora, observa una pérdida de peso crónica en él, sin embargo, des de hace unos días, le parece percibir una distensión abdominal que no presentaba.

PRUEBAS REALIZADAS Y DIAGNÓSTICO

Durante la exploración física realizada en la consulta, en la palpación abdominal, el especialista del servicio de animales exóticos puede evidenciar una gran masa, dura e irregular, ocupando gran parte del abdomen.

Siendo este el foco de dolor que claramente le causa esta actitud a Roxy, además del alto riesgo que podría suponer el desgarro interno de esta masa, se indica un primer abordaje analítico general, para valorar el estado general del paciente.

La hematología revela anemia no regenerativa; Una mala respuesta de la medula ósea a la demanda de producción de glóbulos rojos disminuidos.

El resto de valores están dentro de los parámetros de la normalidad, por lo que aun y siendo el pronóstico reservado, nos permite no perder la esperanza en sanarlo.

Figura 1

Radiográficamente se observa una masa anómala a nivel del abdomen, delimitada por el estómago y la vejiga, desplazando el paquete intestinal caudalmente.

Además, se observan varias estructuras de radiopacidad mineral, compatibles con piedras ingeridas por el animal, probablemente de forma accidental. Aunque éstas, puedan no tener concordancia con el resto del caso, en esta fase diagnostica, no podemos quitarles importancia, pudiendo asimismo complicarnos el caso. (Figura 1)

En el estudio ecográfico se observa una masa ovalada de unos 15x12cm, delimitada por una cápsula, con cavidades en su interior, siendo estas compatibles con, tejido blando de alto contenido en grasa o líquido, o material semisólido.

En uno de los bordes de la cápsula se puede observar tejido compatible con el riñón derecho, permitiéndonos así ubicar la masa con más precisión.

Llegados a este punto, el servicio de oncología veterinaria conjuntamente con el de cirugía que se pusieron a estudiar el caso, simultáneamente, para tratarlo de la mejor forma posible entre todos los servicios.

El diagnóstico presuntivo es de masa renal compatible con absceso, quiste o neoplasia.

 

TRATAMIENTO Y EVOLUCIÓN

En consecuencia, de este posible diagnóstico, la realización de un estudio completo y adecuado del animal es muy importante, con el objetivo de poder descartar la presencia de un tumor, y la metástasis de este, en caso positivo.

Para ello, se requiere abordar quirúrgicamente al paciente, apresuradamente, para reducir los riesgos potencialmente mortales. Se realiza una laparotomía exploratoria, con posterior nefrectomía (extirpación del riñón), y urecteretomía derecha (resección de una parte del uréter derecho). (Figura 2)

Figura 2

Es una cirugía agresiva, radical, y con múltiples riesgos, pero se plantea extirpar la totalidad del tumor junto con las posibles células cancerosas que lo rodearan, y asegurar así que esta sea curativa.

La cirugía es un éxito, y 72h después de la cirugía, tras ser hospitalizado para el control del dolor de una cirugía tan extrema pudiéndole proporcionar así una mejor atención, el paciente se da de alta con tratamiento analgésico y antibiótico.

Una semana después, para sorpresa de todos, el análisis sanguíneo es normal, y la recuperación del paciente evoluciona favorablemente.

Los resultados del estudio histopatológico de la biopsia del riñón revelan que se trata de una proliferación neoplásica, mal delimitada, que crece infiltrándose y substituyendo el tejido renal próximo, siendo el diagnóstico definitivo el de Nefroblastoma renal. (Figura 3 y 4)

 

Figura 3

Figura 4

Conocido también como tumor de Wilms, se una neoplasia maligna de riñón, de muy alta mortalidad, si no se aborda tempranamente. Se trata de una enfermedad, que aún y ser muy común en la especie humana, es minoritaria casuísticamente entre nuestras mascotas, siendo aún muy poco frecuente en esta especie.

La gran mayoría de estudios de este tipo de tumores están basados en estudios humanos, principalmente en niños, en los que se dan extremadamente frecuente. Aún se desconoce si se trata de una enfermedad genética.

En conejos, dada su poca casuística, es muy difícil sacar conclusiones firmes. Generalmente, se ha podido ver que su comportamiento suele ser de carácter benigno, aunque aumentan de tamaño de forma significativa en muy poco tiempo.

En muchos casos, suele ser un hallazgo durante las necropsias, presentándose de forma solitaria, múltiple unilateral o bilaterales.

Roxy ahora lleva una vida totalmente normal, pero será crucial la realización de revisiones periódicas, para un buen control del paciente, pero sobre todo, para la prevención de una posible reincidencia tumoral.

Nefroblastoma en conejos
5 (100%) 1 vote