fbpx
930217812 | C/Marina 69 Barcelona info@veterinariadelmar.com
Adrenalectomia

ADRENALECTOMÍA EN PERRO

Barcelona, abril 2020| Adrenalectomía en perro. Artículo Clínico de Elvira Deffontis, cirujana interna del Hospital Veterinario de Mar.

RESUMEN

La glándula adrenal es una glándula situada encima de los riñones, la función del cual es la secreción de hormonas, indispensables para garantizar la función del normal de estos, y en general, para mantener todo el organismo en buen estado.(figura 1)

Las alteraciones en estas, afectan en la producción y secreción de estas hormonas, dando lugar a procesos patológicos, como por ejemplo dolencias cardiovasculares, respiratorias, o del sistema nervioso central, recomendando su intervención por medio de una adrenalectomía.

Adrenalectomia

Figura 1

INTRODUCCIÓN

Por un lado, la glándula adrenal produce hormonas esteroidees, como por ejemplo: glucocorticoides, mineralocorticoides y catecolamines.

Por otro lado, hormonas sexuales, como: andrógenos y ecatecolamines.

En cuanto a las primeras; los glucocorticoides son hormonas encargadas de regular el metabolismo. Los mineralocorticoides, regulan la presión arterial, y mantienen el equilibrio de los electrólitos (minerales internos que ayudan a equilibrar la cantidad de agua interna del cuerpo).

Por último, las catecolamines, incluyen la Dopamina, la Adrenalina y la Norepinefrina, que pueden actuar tanto como hormonas, o como neurotransmisors en el Sistema Nervioso Central, y que provocan cambios fisiológicos en el cuerpo, para su actividad física.

A menudo, hay animales que presentan masas a la glándula adrenal, afectando la producción y secreción de las hormonas previamente mencionadas.

Algunos tumores pero, no afectan la secreción hormonal, y las manifestaciones clínicas presentadas, provienen de la invasión local de este a otras estructuras, o bien a causa de una metástasis subyacente.

MÉTODO

En estos casos, a nivel ecográfico, se observa el aumento del tamaño de una glándula adrenal, o bien de las dos, siente este último caso, un hecho más esporádico.

A veces, son hallazgos esporádicos durante un examen ecográfico abdominal.

La glándula adrenal derecha se ubica cerca de la vena cava caudal (figura 2),  y el sobre crecimiento de esta, o un crecimiento tumoral, puede llegar a invadirla, o invadir otras estructuras próximas, dando lugar a consecuencias importantes, presentando un reto especial en la hora de extraerla quirúrgicamente.

Cuando se trata de masas adrenals funcionales, estas afectan la producción y secreción de las hormonas, por el que se recomienda extraerla quirúrgicamente, realizando una adrenalectomía.

Adrenalectomia

Figura 2

PROCEDIMIENTO

En el transcurso de la cirugía para la extirpación del tumor adrenal, se intenta ocluir previamente la vena cava caudal mediante un torniquete, y una vez extraída la glándula, esta se libera para restablecer el flujo sanguíneo normal. (figura 3)

En algunos casos, si la invasión tumoral es muy importante, se plantea también la extracción del riñón.

Adrenalectomia

Figura 3

Antes de intervenir cualquier animal pero, es vital su estabilización.

En caso de haberse producido una secreción excesiva de hormonas, primeramente se tiene que intentar normalizar los niveles, mediante tratamiento médico.

Aun así, antes de realizar una cirugía de este estilo, se tiene que garantizar el buen funcionamiento del riñón, y corregir las anormalidades electrolíticas que puedan existir.

DISCUSIÓN

La adrenalectomía es una cirugía complicada a causa de la ubicación de la glándula adrenal y la proximidad a estructuras vitales como por ejemplo la vena cava caudal, resultando en algunos casos, complicada, o incluso imposible, su extirpación.

Cuando el tumor adrenal invade estas estructuras, o bien presenta una metástasis asociada, no se recomienda la realización de la cirugía, siente el principal riesgo asociado a la adrenalectomía, la incisión o la perforación de la vena cava caudal, provocando consecuencias mortales.

Aun así, esta, puede producir dificultades respiratorias (disnea), inflamación del páncreas (pancreatitis), desequilibrios electrolíticos, quiebra renal y disminución de la secreción de glucocorticoides (hipoadrenocorticisme) entre otros.

De hecho, los pacientes sometidos a esta cirugía, a menudo tienen que ser tratados de manera crónica con glucocorticoides y/o mineralocorticoides, puesto que se extrae su fuente de producción.

Así pues, se trata de una cirugía de pronóstico reservado, pero que dependiendo del tipo de tumor e invasión, permite aumentar la esperanza de vida puesto quirúrgica, fina a 1 o 2 años.

Para conocer más cosos sobre tumores, puedes conocer la história de Roxy, en su caso clínico.