NEOPLASIA EN PERROS: LINFOMA

Barcelona, Febrero 2019. Neoplasia en perros: Linfoma. Artículo Clínico de Lluís Benítez, responsable del servicio de oncología del Hospital Veterinario de Mar.

RESUMEN

El linfoma es la neoplasia hematopoyética (crecimiento anormal originado en la sangre, de carácter tumoral), que afecta más frecuentemente a perros (uno de los 24% tumores que afecta esta especie).

INTRODUCCIÓN

La presentación multicéntrica es la forma más común con la que se presenta el linfoma, en la cual el paciente, muestra con aumento generalizado de todos los linfonodos periféricos palpables.(Figura 1)

Neoplasia en perros: Linfoma

Figura 1

Sin embargo, existen otras presentaciones de linfoma menos frecuentes como por ejemplo el hepático, el esplénico, el cutáneo, o el mediastínico, …

La extensión o afectación de la dolencia, permite clasificarla en estadios clínicos, del I al V.

Frente a cualquier sospecha, hay que realizar una serie de pruebas diagnósticas protocolarias, empezando con las más sencillas, y en casos complicados, alcanzar otras más específicas.

El aspirado del linfonodo aumentado de medida, y su evaluación microscópica, suele ser una prueba diagnóstica suficiente para obtener un diagnóstico rápido y sencillo. (Figura 2)

Una vez confirmado el diagnóstico, se precisan pruebas de laboratorio más avanzadas para acabar de clasificar el linfoma (células T o B, grado y medida celular) y extraer así, más información sobre el pronóstico y el protocolo terapéutico a seguir.

Neoplasia en perros: Linfoma

Figura 2

MÉTODO

Una vez diagnosticado y clasificado el linfoma, el siguiente paso es realizar el estadiaje clínico (extensión de tumor en el cuerpo del paciente).

Se realizan analíticas sanguíneas, para comprobar el correcto funcionamiento de los órganos internos, radiografías torácicas, una ecografía abdominal, y punciones del hígado y bazo, o otros órganos en función de los hallazgos.

El tratamiento estándar se basa en protocolos que incluyen varios fármacos, que tienen como objetivo no la curación (<5%), sino el control de la dolencia, manteniendo la calidad de vida por encima de todo.(Figura 3)

Estos se administran durante 19-25 semanas, obteniendo una remisión del 80-95% (ausencia de signos clínicos relacionados con la dolencia), y una supervivencia próxima a los 12 meses, con un 20-25% de los pacientes que pueden vivir más de dos años.

Neoplasia en perros: Linfoma

Figura 3

RESUMEN

El linfoma es un tipo de neoplasia que responde bien al tratamiento médico.

La respuesta dependerá del tipo de linfoma (T o B), el grado (alto o bajo) y la morfología celular (pequeñas, intermedias o grandes), siendo lo linfoma B de células grandes el que presenta una mejor respuesta.

Los efectos adversos son menores al 25%, y raramente son tan graves como para requerir intervención veterinaria, pudiendo generalmente, controlarlos desde casa.

Teniendo en cuenta que la curación es casi imposible, sin tratamiento tiene un mal pronóstico y, en cuestión de pocos meses, progresa rápidamente hasta el punto de afectar gravemente, la calidad de vida del paciente, igual que otros tipos de cáncer en perros.

Para conocer más cosos sobre càncer en perros, puedes conocer la história de Nano, en nuestro canal de Youtube: Ver video